lunes, 11 de febrero de 2013

(Crítica) Las ventajas de ser un marginado


El duro tránsito de la vida en el instituto



Desde luego el ingreso en secundaria – y su posterior salto a la universidad - es una etapa clave en las vidas de los jóvenes pues en ese estadio de tu vida puedes formar tu futuro yo: desde la elección de tus estudios a la formación de una personalidad, tus amistades, primeros amores , en el momento previo a la edad adulta. Desde luego esta temática está muy arraigada en la cultura estadounidense, pues hay decenas de series, películas o libros inspirados en esa etapa estudiantil, de muy diferentes maneras: desde la comedia burra como las sagas Porky’s, American Pie o las series salvados por la campana o Glee a dramas como el club de los poetas muertos, menos que cero o las leyes de la atracción del escritor Bret Easton Ellis. The perks of being a wallflower se puede inscribir en esta temática, resultando el debut cinematográfico de su escritor, Stephen  Cbhosky

La novela es alabada e incluso de cierto culto entre la sociedad americana ( de lectura obligatoria en varios colegios, aunque a la vez prohibida en otros ), con una visión realista y directa del sexo, las drogas y otros dramas. El director, con la complicidad del actor John Malkovich en tareas de producción y un cast absolutamente conmovedor en sus actuaciones, siguen las líneas maestras de la obra escrita, adaptada por el mismo autor. Se muestra seguro e incluso ambicioso en lo que narra, con una primera parte que puede parecer tópica pero a la vez entrañable y novedosa. Aunque su verdadero salto sin red lo guarda para el tercio final de la cinta.




A través de los ojos de su protagonista, un excelente Logan Lerman ( el soso protagonista de Percy Jackson y le ladrón del rayo, pero que aquí deviene una auténtica sorpresa ) , parece que nos adentremos en un relato iniciático de un novato en su primer año de instituto y parece sentir lugares comunes como las bromas de los veteranos, los problemas con los padres ( unos comedidos Kate Walsh y Dylan McDermott ), el primer beso, sentir el primer amor. Pero gracias a la narración de su primerizo director así como la química que se establece entre el grupo ( la británica Emma Watson post- Harry Potter así como Ezra Miller - quien salia en otro turbio relato, aunque diferente a éste, como fue tenemos que hablar de Kevin de  Lynne Ramsay-   en su papel de hermanastro gay de ella lo bordan ) asistimos a un tierno y delicado relato sobre momentos que pueden sonar tópicos pero que emocionan como si fuera la primera vez que lo sentimos o vemos.En papeles secundarios encontramos a Paul Rudd como el profesor de literatura que marcará al protagonista ( ¿ quién no ha tenido un profesor predilecto que le marcó en secundaria? ) o un breve papel del maestro de lso F/X Tom Savini, con algunas de las escenas más simpáticas del film.


Así el relato surge con una especie de magia donde acaba siendo encantador ese toque demodé, anclado en los años 90: esa banda sonora con una selección de canciones de la época y el uso de Heroes de David Bowie como detonante dramático para los personajes principales; el que los protagonistas se graben cintas de casete ( ¡!) para expresar sus sentimientos o las recreaciones y/o homenajes a The Rocky Horror Picture Show en esos espectáculos en vivo que aún siguen en marcha en pequeños cines. Los hechos están narrados en una época de caracteres tan marcados pero hablando de temas intemporales, aspecto en el que el film coincide con una pequeña joya poco valorada como es Adventureland ( íd, 2009 ) de Gregg Mottola.



La historia sigue caminos ya transitados pero no duda en cogerlos de manera diferente y a la vez incluso se atreve a coger un desvío. Y es que, a través de esa cuasi hora y media donde hemos asistido a un relato iniciático con varios tópicos aunque muy bien narrado, incluso con algún apunte malicioso en su puesta en escena como ese intercalado entre la comunión en una iglesia y la primera vez que el protagonista toma LSD. Pero hay que fijarse que se han ido insertando breves conatos de flash-backs donde vemos como la pérdida de la tía Helen del protagonista le ha afectado psicológicamente, así como escenas “perturbadoras” que ensombrecen la delicada trama, como el tortazo que recibe la hermana del protagonista de su novio. Y es que  Stephen  Cbhosky en la parte final del film se atreve a introducir un twist dramático donde se le da un nuevo significado a la cinta, SPOILER y donde vemos como realmente el tema del film es el dolor provocado en un ser humano por los abusos sexuales en su infancia por miembros de la propia familia. FIN SPOILER Si bien se nota que es su primer film como guionista y director y que este giro dramático se introduce muy tardíamente ( no es lo mismo la fuerza dramática en un libro que en una película ) el resultado no acaba siendo insatisfactorio como podría haber sido y la cinta adquiere una nueva fuerza dramática en este estimable debut de un director con las ideas claras, lo cual ya es mucho decir hoy en día.




2 comentarios:

  1. Yo no leí el libro pero no la entendí lo mismo. Me parece que no queda muy claro el hecho que el chico fue haya sido abusado por la tía.Me parece muy buena tu reseña, igualmente no tengo mucha idea de películas, calculo que soy del promedio. Saludos

    ResponderEliminar