lunes, 7 de noviembre de 2011

Melancholia

El fin del mundo como estado de ánimo



Melancolía:Sentimiento de tristeza sin causa definida;psicol. En la psicosis maniacodepresiva, fase negativa caracterizada por una depresión del humor, por una tristeza fundamental, profundo pesimismo y pérdida de la iniciativa y de los intereses afectivos.

Nuevo film del tan provocador como soberbio director danés Lars Von Trier que fue estrenado con un gran escándalo en el pasado festival de Cannes gracias a unas (desafortunadas y fuera de lugar)declaraciones de Von Trier respecto al nazismo y la figura de Adolf Hitler.

Reverso y/o complemento de su anterior y polémica Anticristo, Melancholia nos narra el fin del mundo de un modo íntimo acompañados del devenir de dos hermanas, Justine (una soberbia Kirsten Dunst, con un papel lleno de matices que le valió el premio de interpretación de Cannes, en un rol epesado patra Penélope Cruz) y Claire (Charlotte Gainsbourg, también excelente, quien repite con Von Trier tras Anticristo).

El film está estructurado en un prólogo y dos capítulos, uno por hermana.

El prólogo es una succesión de planos ultra-estéticos, casi cuadros en movimiento, donde vemos momentos clave posteriores de la película. Al director no le interesa el "qué pasará" sino el "como pasará".

El primer capítulo está protagonizado por Justine, el día de su boda con Michael (Alexander Skarsgard, Eric en True Blood) donde en un día feliz ella comienza a sentirse triste, ida, ausente mientras a su alrededor vemos las peleas de sus divorciados padres ( una loca Charlotte Rampling y John Hurt), la presión de su soberbio jefe y padrino de la boda (Stellan Skarsgard) y el sufrimiento del organizador de la boda (un divertido Udo Kier). Justine en todo momento será apoyada por su hermana y el marido de ésta,John (un sorprendente Kiefer Sutherland). Está rodado con cámara al hombro casi como una prolongación de su manifiesto Dogma y fijándose en "Celebración" de Thomas Winterberg. Von Trier narra el estado anímico en el que se sumerge la protagonista mientras lanza unas cuantas puyas contra la família, las convenciones sociales, etc, con una grandiosidad digna del cine de Visconti.



En el segundo capítulo tenemos a Justine ya inmersa en una profunda depresión y como es acogida por su hermana mientras un planeta, denominado Melancolía, avanza hacia la tierra. John se emocionará ante el evento, creyendo poder ver un gran espectacúlo astrológico, Claire se obsesionará con el fin del mundo (pues parece que el planeta está realizando una "danza de la muerte" alrededor de la tierra antes de colisionar con ella) y Justine se sentirá conectada hacia esta invasión, este choque puede ser el fin de sus males y/o su tristeza; al respecto destacar el momento en que suelta que la vida en la triste  o la escena de ella desnuda al lado de un río comtemplando el planeta....Los estados de ánimo de las dos hermanas se intercambiarán mientras asistimos al final, con un plano final tan bello como turbador.

Von Trier usa planos muy bellos en una atmósfera que hechiza al espectador mientras vamos viendo el fin del mundo en una cinta apocalíptica íntima que abraza el romanticimos alemán de una manera desbordada (el uso persistente de la música de Richard Wagner y su entrada para la ópera "Tristán e Isolda") así como el cine de Luchino Visconti (el capítulo de Justine) en un reverso de la oscuridad del alma humana de Anticristo; los colores negros de aquel film aquí se convierten en planos muy estéticos en éste, con un profundo halo de romanticismo, donde aboga por aceptar los hechos y sentirse bien con ellos.

Las interpretaciones de las dos protagonistas así como el trabajo artístico del director desembocan en uno de los films más interesantes de Von Trier.

No hay comentarios:

Publicar un comentario