miércoles, 2 de mayo de 2012

(Crítica) Mad Men 5x07 At the Codfish Bar


¿ La familia? Unida y feliz, gracias




Después del soberbio anterior episodio, el cual tenía una estructura intercalada de tres historias nada novedosas ni extrañas como se ha comentado en foros, sino más bien trabajadas y urdidas, una especie de historias cruzadas ( al modo Robert Altman o su sucesor natural, Paul Thomas Anderson, para entendernos  ) con un grandísimo guión y estructura.

Debido a un incidente los hijos de Don deben quedarse en casa de su padre, donde también reciben la visita de los padre de Megan, un catedrático socialista y su despampanante mujer. La excusa es la entrega de un premio a Don por parte de la asociación contra el cáncer debido al escrito que el publicista escribió después de perder a Lucke Strike.

Por otro lado Megan tiene la solución y, en un golpe de arrebato artístico, encuentra la solución para la campaña publicitaria de Heintz, algo que le incomoda y alegra a la vez pues es la mujer del jefe y no sabe como se lo tomará Peggy, quien recordemos fue apartada del proyecto.

Ésta además tiene una cena con su novio donde espera una petición, si bien no será la que ella creía; esta decisión será aprobada por Joan, quien ya es oficialmente una madre soltera trabajadora, y rechazada categóricamente por la madre católica de Peggy.

Durante la cena y entrega de premios será el epicentro de varios cambios o verdades que saldrán a la luz…..

Esta temporada de Mad Men está siendo protagonizada por los diferentes secundarios, si bien Don sigue como el protagonista en la sombra, vemos grandes cambios en muchos de ellos, así como el poder de los personajes femeninos ( con la exuberante y alegre Megan como punto neurálgico )

Si bien Megan, todo felicidad, no lo es tanto en el seno de su familia, con unos padres infelices y con un secreto por descubrir: su padre, intelectual y político, aprovecha el viaje a Nueva York para avanzar con editores sobre su nuevo libro mientras su madre coquetea con otros hombres, como el propio Don ( un divertido diálogo entre Megan y su marido: “ te ha tocado en seis ocasiones en menos de hora”; “ ya, pensaba que lo hacia porque es francesa…” ) o Roger durante la fiesta…. En la misma fiesta veremos una conversación entre Megan y su progenitor, donde parece que los planes de ella para con su vida difieren de los que vive actualmente. Todo parece convenir en la idea de que los matrimonios felices son pura fachada, estamos viendo esta temporada.

Peggy por su vez, la cual recordemos que abortó y pasó de ser secretaria a redactora ( paradigma de la mujer moderna ) querrá ver como le piden matrimonio como a cualquier chica si bien se sorprende de la petición de su novio de juntarse, algo que irritará a su madre ( “haberme mentido, como hacen las demás”, le espeta ) si bien Joan aplaude por su valentía; Peggy dice no necesitar papeles para demostrar su amor a lo que Joan responde : “ mi marido tiene un papel que lo une a los Estados Unidos, más que a mí”.

Don por su parte verá como atribuye el éxito editorial de su mujer y como ésta, en conversación de tocador de señoras, descubre que Heintz quiere despedirlos y entre los dos lo evitan, anotándose otro éxito en su empresa publicitaria. Si bien esta felicidad ( que dispara la lívido de la pareja ) no durará tanto cuando abra los ojos y ve que quienes le entregan el premio por su escrito anti- tabaco no dudarán en no trabajar con él nunca.

Pero el punto más trabajado, además de que da una estructura circular en sus charlas con su amigo ( visto en la anterior temporada ), es el de la hija de Don, . Ver como se viste de manera moderna según el consejo de Megan y como su padre le obliga a quitarse unas botas y el maquillaje y como madura, de golpe, tras toparse con una sorpresa con un alto contenido adulto….

Todo ello resumido en ese antológico plano que se abre poco a poco mientras los distintos personajes lidian con el cambio provocado por hechos anteriores o frases dichas mientras se van sentando en la mesa que comparten durante la entrega de premios, con sus caras desencajadas o su mirada perdida….


No hay comentarios:

Publicar un comentario