sábado, 6 de abril de 2013

(Crítica) Posesión infernal: Evil Dead

¿Reconstruyendo o reinventando?





Una de las máximas del actual y vacío Hollywood, más acentuado aún en el cine de género, es el de la política de remake donde los estudios apuestan por nuevas versiones de clásicos de los 70-80 sobretodo (si bien cada vez se tiene menos respeto por cualquier film ) con apuestas baratas con actores semi-desconocidos y directores noveles, foráneos o de poco recorrido. Incluso directores como el francés Alexander Aja parecen basar su carrera en dicha costumbre de las nuevas versiones. Así  que no es de extrañar que se lanzara una versión actual de todo un clásico como es Posesión Infernal ( Evil Dead, Sam Raimi, 1981 ).



Esta nueva versión viene respaldada por el propio equipo creativo de la primera versión , el propio Sam Raimi, Robert Tapert ( en calidad de productor ) y el actor Bruce Campbell. Todos ellos le deben sus carreras, más o menos exitosas, a ese pequeño clásico del cine de terror/gore donde sus creadores compensaron los medios semi-nulos ( por ejemplo: los travellings locos y vertiginosos marca de la casa fueron rodados con dos motocicletas, un trozo de madera y la cámara atada en el centro de ella...) con una valentía, inventiva y energía encomiables. Su idea era la de realizar el film más gore de la historia y por otro lado consiguieron uno de los más terroríficos, aún hoy día. La cinta dio pie a una saga que ya contenía el germen del remake en sus entrañas: en 1987 sus autores realizaron un remake con más medios y un tono de comedia más vistoso en terroríficamente muertos ( Evil dead II, Sam Raimi, 1987 ) y la propia Posesión infernal era una versión en largometraje del corto within the woods ( 1978), realizados por ellos mismos. Incluso hay una versión teatral musical de la cinta. Así que esta nueva posesión infernal podríamos catalogarla como versión 3.0.


Para esta nueva versión se ha contratado al director novel uruguayano ( el film en ciertos momentos se resiente de ello, como veremos ) Fede Álvarez, quien se dio a conocer con el corto ¡ataque de pánico!, realizado en CGI y con más de 7 millones de visitas en youtube. Escribe la nueva versión de Evil dead junto a su colaborador Rodo Sayagues, con retoques en el escrito por la popular Diablo Cody ( quien fracasó con su acercamiento al cine de terror con la horripilante - por mala - Jennifer's Body ( Karyn Kusama, 2009 )

 

El argumento es el mismo: cinco amigos se desplazan a una cabaña aislada en el bosque donde encuentran un extraño libro forrrado con carne humana y, a partir de  un momento una de ellos, Mia ( Jane Levy, de la serie Suburgatory ) será poseída por fuerzas demoníacas y sean incapaces de marchar el lugar. Aunque esta nueva versión quiere tener una patina seria e incluso jugar con la ambigüedad realista: los amigos se han desplazado a ese lugar aislado del mundo para que la propia Mia pueda desintoxicarse de las drogas y, en los primeros compases de la posesión, sus acompañantes creerán que sus extrañas acciones son producto del mono de la muchacha. Además también asistimos al drama familiar entre la propia Mia y su hermano David ( Shiloh Fernandez ), quien la abandonó a ella y a su enferma madre cuando ésta tuvo que ser encerrada en un manicomio. Así tenemos un relato con un subfondo sobre el mundo de las drogas ( lo cual provoca una posible relectura polémica del film ) así como una historia de expiación de antiguos demonios y un drama familiar.


Esta apuesta por ser un relato de terror, burro y gore como pocos ( algo de lo que carece prácticamente todos los films de terror de la última década: el terror es físico y la sangre salpica, con un gran trabajo del equipo de maquillaje ) pero con un fondo serio no molesta, por momentos es acertado e incluso una de las escenas con más fuerza dramática ( el momento en que David ha decidido acabar con la vida de su poseída hermana pero el canto de una nana que su madre cantaba a ambos niños de pequeños hará que el joven desista  proviene de ese sustrato. Lo peor es que hay ciertas decisiones narrativas y dramáticas mal usadas, excusas para que los jóvenes no abandonen el bosque que chirrían ; Raimi era acertado en ello pues cuando todo empezaba a desbocarse sus protagonistas intentaban huir pero el bosque había destruido el único puente de salida ( aquí es una riada cuando por fin se deciden a marcharse ). Además la película rompe sus reglas internas en un par de momentos concretos ( ¿ alguien puede explicarme como acaba poseído el personaje de Eric? ) y hay una preocupante falta de ritmo, derivado de la inexperiencia de su director y del propio guión: su clímax final es alargado, por momentos la cinta casi aburre en ese final interminable.


Los protagonistas son estereotipos del cine de terror, desde el guaperas a la niña bonita y tonta ( la cual dice ser médico pero nunca participa en ninguna de las continuas curas de los propios personajes ) y la protagonista con demonios internos o el raro del grupo ( el cual lleva gafas y barba, como no; además es profesor ). El protagonismo queda repartido entre Shiloh ( el cual lleva una actuación muy débil y en ningún momento llega a ser el nuevo Bruce Campbell, a pesar de que la cinta en una escena determinada parezca que pretende eso ) y Jane Levy ( algo más acertada ); ¿ el protagonismo femenino fue añadido por Diablo Cody? Apostaría por ello.  No molesta tampoco porque en el transcurso de la narración queremos ver quien será el siguiente en morir y de que manera más bestia aún.


La cinta sigue en lineas generales la cinta original, con esos travellings rápidos, el uso atmosférico tanto en interiores ( la cabaña y su sótano ) como exteriores ( el bosque ), con alguna escena cuasi calcada ( la violación en el bosque ), un humor soterrado, una secuencia montada como si del film original se tratase (David armándose ) así como guiños a la saga clásica ( esa motosierra y escopeta, por ejemplo ) aunque añadiendo cosas: un llamativo prólogo donde asistimos a un caso anterior de posesión, con una ceremonia rodeada de paletos deformados y una especie de bruja; el ya comentado apunte realista que sirve para jugar con la ambigüedad de las visiones y actos de la protagonista o ese clímax, muy bien rodado y con un apunte genial ( esa lluvia de sangre ) pero innecesario y que acaba rompiendo el ritmo de la cinta así como su efecto terrorífico.


No os engañéis pues a pesar de buscar un aspecto serio la cinta tiene golpes de humor muy negro, si bien éstos están bien dosificados. Eso sí, donde destacaría la cinta es que, además de ser una nueva respetuosa y en líneas generales acertada nueva versión del film clásico de Raimi, también funciona como compendio del mejor cine de terror de la historia en sus variadas vertientes: algo que ya hemos podido ver en films como el excelente insidious ( James Wan, 2010 ) o series como American Horror History ( 2011 - ). Tenemos paletos pueblerinos y deformados físicamente  en ese comentado prólogo donde parece que nos encontremos en una escena salida de la matanza de Texas ( Toobe Hooper, 1974 ), con un rito satánico con una bruja de por medio; la mítica violación dela chica con árbol usa un recurso de la posesión más físico en un apunte polémico usado en el film español REC: 2 ( Paco Plaza y Jaume Balagueró,2009 ) si bien creo que su uso es más acertado en el film de Álvarez; las apariciones de los fantasmas parecen salidas del nuevo cine de terror oriental, con films como la saga Ringu o el grito ( del cual Raimi produjo su remake USA ); hay una escena escatológica con vómito sangriento e  inacabable salida directamente de la reivindicable arrastrarme al infierno ( 2009 ) del propio Sam Raimi u homenajes a la canónica el exorcista de William Friedkin ( 1973).


La cinta se nota que está hecho con mas medios que la cinta original, con un gran acabado formal donde su novel director se muestra firme y acertado ( el prólogo es un buen ejemplo de ello ) y con un gran trabajo de F/X así como de otros departamentos, que ayudan a que el terror sea físico, se sienta. También destacar la música del español Roque Baños ( otro músico patrio que salta el charco; por cierto estaría bien preguntarle de quien fue la idea de meter una sirena de alarma nuclear como parte de la banda sonora en los momentos más tensos ). Y la cinta es bestia en el aspecto gore hasta límites imposible, algo muy  aplaudido. Hay desmembramientos, cortes a doquier, escenas dolorosas e incómodas ( cierta aguja pinchada ); por momentos parece que estemos ante un curso de bricomania donde descubrimos el uso alternativo de herramientas como un cutex ( con elemento sexual lésbico de por medio, toma ya ), una palanca, una pistola de clavos o un cuchillo de pan automático....El personaje de Lou Taylor Pucci sufre mio y un ataques de diferente índole, recordando como nos apuntó Hitchcok en una escena de Cortina rasgada lo difícil que es matar a un hombre.... .En ese aspecto el film cumple e incluso se supera, llegando a momentos salvaje comparable con Alta tensión de Aja.

Todo lo bien esperado pero ¡ay! ese clímax casi acaba con la función: llega un punto con escena emotiva entre hermanos donde crees que la historia se cierra  ( de manera abierta aunque sin la fuerza de la original : sus creadores ya están escribiendo una secuela esta vez totalmente original y el propio Raimi y Bruce Campbel trabajan en una hipotética Evil dead 4 o Army of darkness 2, pudiendo llegar a unirse ambas sagas ), tenemos una pelea final interminable con ese brillante apunte de la lluvia y algunas escenas de tensión y gore destacable ( la aparición de la motosierra, necesaria, o ese atrapamiento en el coche ) y encima la cinta se cierra de manera súbita sin saber muy bien por donde se seguirá la historia.



¿ Es necesario este remake? Eso es cuestión de otro debate, si bien apuntar que el cine de terror, y más esta saga en cuestión ( que como ya comenté la semilla de la (s) nuevas versión ya es razón de ser de la misma ) es algo ya casi normal con la excusa de dar a conocer la historia la gran público o reformular una vieja historia con más medios. Por suerte estamos ante un repetuoso remake, de esos que saben lo que tratan y que incluso mejoran algo a la cinta original: Älvarez no lo consigue, pero nos da una pieza de género puro la cual incluso lucha por conseguir entidad propia.

P.D. : Quedaros durante los títulos de crédito finales: hay un (otro) homenaje a la cinta original así como un esperado cameo....

No hay comentarios:

Publicar un comentario