lunes, 10 de junio de 2013

(Crítica) Trance

( Intentando) Hipnotizar al espectador

 
 

Un elegante y educado personaje, Simon Brosley ( un correcto james McAvoy ) que trabaja en una prestigiosa casa de subastas inglesa nos narra con su profunda y atrayente voz los métodos de seguridad de su trabajo para evitar robos de importantes obras de arte, actividad criminal que antes solo necesitaba de fuerza y predisposición ( algo que se nos narra en una escena en blanco y negro, para que nos quede claro que estamos en el pasado ) y que ahora la seguridad se ha modernizado mucho, pero también ha evolucionado las maneras de los criminales. Así, en paralelo, se nos narra la puesta en marcha de una subasta entorno a una obra de Francisco de Goya ( muy referenciado durante todo el metraje ) “ el vuelo de las brujas “ y como se lleva a cabo un atraco para hacerse con esa preciada obra liderado por el enigmático Franck ( un desaprovechado Vincent Cassell, aunque por una vez no es el personaje más “negativo·” del film).  Pronto sabremos que Simon está compinchado con los ladrones ( no es ningún spoiler ni sorpresa argumental ) pero el mismo recibe un golpe en la cabeza, por razones que no se deben desvelar, y éste no recordará donde ocultó el lienzo, el cual cogió y le dio el cambiazo a Frank y sus compañeros. Más adelante entrará en juego una atractiva hipnotista ( una muy sexualizada Rosario Dawson, fallida al principio pero mucho más acertada en el tercio final de la cinta ).

 


Esta es a groso modo la primera ( y una de las mejores ) escena de Trance, nuevo y ya aviso que fallido  film de  Danniel Boyle quien vuelve a una trama juguetona y ambigua moralmente recuperando el pulso de sus primeros films como Tumba abierta o Trainspotting, pero que se pierde en elementos narrativos, en su propia esencia, pues por momentos parece que asistimos a una (mala digestión de la podríamos decir que trilogía sobre la mente de Christopher Nolan (a saber:   Memento - el truco final  -  Origen ) o la fantástica Olvídate de mí ( eternal sunshine of the spotless mind, Michel Gondry, 2004 ) escrita por Charlie Kaufman,  con toques de cine negro en su vertiente más serie B y con elementos sexuales sacados de thrillers contemporáneos como instinto básico, por nombrar el más conocido y los thrillers londinenses de Guy Ritchie. Boyle y los guionistas Joe Aeharne (Doctor Who ) y John  Hodge ( guionista habitual de Boyle : Tumba abierta,Trainspotting, una historia diferente, la playa) nos presentan un film ameno pero nada original, comentar que el film está basado en un telefilm británico escrito y dirigido por el propio Joe Aeharne y de idéntico título dirigido en 2001, pero que falla en sus pretensiones y no resistiría un segundo visionado.

Fotograma del telefilm Trance ( 2001) escrito y dirigido por Joe Aeharne

 


Como otros films que tratan sobre la memoria o construidos alrededor de un twist o sorpresa final, Trance comienza de una manera directa y sin pausa, como un thriller de robos perfectos con coartada cultural ( las referencias a Goya ) que después del accidente de su protagonista entra en el thriller sobre la memoria o la falta de ésta con la entrada de ese personaje que es Elizabeth ( Dawson ) lo cual será excusa para provocar giros y más giros sobre la propia trama, la cual ella misma se encarga de explicar como si no quisiera o no confiara en nuestra atención con la repetición consecutiva de varias escenas que se van ampliando a medida que pasan los 97 minutos de metraje que parecen poco pero se hacen incluso largos. En la entrada de este irregular personaje femenino hará que la cinta entre en los derroteros del cine negro con femme fatale ( y muy sexual )* der por medio, un poco como la última seducción de John Dahl, aunque la labor de Rosario Dawson no acaba de ser tan profunda y notoria como debería. Pero aún hay más y la película contiene otro giro de guión que lo convierte todo en una historia de doloroso amor ( o desamor ) y venganza, con lugar también para la locura y/u obsesión,  con estallidos de violencia guyritchiena ( por no citar a Tarantino, que seria lo obvio , seguro ), y donde observamos que el verdadero protagonista de la historia no es quien creíamos amen de alguna sorpresa más. El film quiere ser muchas cosas y a la vez sorprender, hipnotizar  al espectador, algo que no consigue en el plano argumental ni en el visual donde Boyle vuelve a regalarnos su colección de planos desplazados con el trabajo fotográfico de Anthony Dod Mantle pero donde se consigue captar al público creo yo es a través de la labor sonora de Rick Smith , en una banda sonora que me recordó al de lareciente y atrayente serie inglesa Utopía  , una ficción que SÍ era hipnótica en su trabajo visual y sonoro; Boyle se queda a medias con un acabado visual llamativo aunque insuficiente, con planos estéticos pero vacuos, vacios; destacar ese prólogo de un ritmo muy acertado y acompañado de la voz en off de James McAvoy; las escenas en la elegante casa de Franck ( el momento en que su sicario ve como copula con Elizabeth a través del reflejo de los cristales ), con ese excelente tiroteo a través de los cristales o ese clímax, inverosímil pero muy bien rodado.

 
 
 
 
 
 


Pero si dejamos de lado los fallos o más bien deficiencias narrativas del film, y lo vemos con otros ojos, como una serie B desvergonzosa y divertida, en sus momentos más locos, es donde el film mejor funciona: el juego con la memoria y los recuerdos perdidos permite secuencias “falsas” como el momento en que los sicarios obligan a demostrar sus miedos ( con ese plano en picado de Nate siendo enterrado vivo ) o un viaje por la campiña francesa con una bonita chica; el diálogo con un Franck sin cabeza ( sic ) o sobretodo el usar una vagina rasurada como macguffin dramático y encima invocar el nombre de Goya como excusa argumental, hay que tener cojones. Eso sí, si el sector masculino ( y femenino, no vamos a hacer ascos a nadie ) se quedó boquiabierto con las “ buenas cualidades” de Rosario Dawson en Alejandro Magno (Oliver Stone, 2004 ) aquí tendrán un buen motivo para ver la cinta, pues ese plano en travelling ascendente donde podemos decir que es un momento erótico mítico para los fans de la actriz y desde luego te rompe ( por no esperarlo ).
 
 
Rosario Dawson lo dio todo en Alejandro Magno....
 
 
....Pero en Trance se supera ( para nuestro disfrute )
 
 
Aún así se puede aplaudir la vuelta de Boyle a un terreno primerizo donde vuelve a esas tramas más valientes y libres, como fueron Tumba abierta o Trainspotting, después de la ( muy ) sobrevalorada Slumdog millonaire o su interesante 127 horas,  con su arrojo visual y su desprejuicio en sus interesantes aunque no siempre redondas tramas. Así lo vemos recurriendo a antiguos colaboradores como el guionista John  Hodge  o el cinematógrafo Anthony Dod Mantle , incluso la labor de James Mcavoy recuerda a algunos papeles de Ewan Mcgregor con el director inglés. Pero como comenta un personaje en su parte final puedes decidir olvidar para siempre o recordar y la sensación final de este Trance es que esta no será muy recordada en el futuro....
 
 
 
 
* Al parecer la actriz y el director Danny Boyle mantuvieron un affaire durante el rodaje
 

 

 

7 comentarios:

  1. no entendí bien el final por lo que vi ella los engaño a todos pero no si era cierto que el muchacho era su novio y la maltrataba

    ResponderEliminar
  2. no es traveling ascendente se llama crane up.

    ResponderEliminar
  3. ¡Muy buena nota! Que cuerpazo tiene Rosario Dawson, no??

    A mi si me gustó esta nueva historia de Danny Boyle; es muy compleja, con un aire a "Memento" o a "El Maquinista". Me encantó.

    Comienza de forma clásica y se convierte en un impactante thriller psicológico. Hasta el último minuto no se sabe como viene la mano, y luego del final dan ganas de verla bajo esa "nueva mirada".

    Es una película rara, con situaciones que pueden parecer bizarras (y de hecho lo son) pero con una esencia muy humana.

    Te invito a mi propia crítica de "Trance" en mi página: http://on.fb.me/133I5X0


    También aprovecho a invitarte a que me sigas en mi página para más novedades de cine, entre otras cosas

    https://www.facebook.com/sivoriluciano

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. no se si es mucho pedir pero alguien me podria explicar el final? porque no entendí en que momento Franck estuvo en el incendio del auto, ya que se despierta luego en la piscina, entonces el lo vivió o solo fue una ilusión?

    ResponderEliminar
  5. Yo la verdad que me gusto mucho la pelicula, pero, el final la verdad no lo entendí, si alguien lo pudiera explicar, al principio me sentí tonto por no saber a ciencia cierta que paso, pero cuando lo comente con amigos que la vieron estaban tan perdidos que me dio pena, uno dijo "todo era un sueño" ese no se que pelicula vio, la cuestion es que no se entendio muy bien el final.

    ResponderEliminar
  6. Jajaja que buena ... Manya de ese lokito que te dijo de que todo era un sueño sentiste pena cuando el esta mas cerca ala respuesta ... Nose si recuerdas la escena cuando simon entra a una capsula de rayos x para examinar su cerebro, bueno el caso esque cada vez que le ponian un juego de imgenas y entre ellas estaba la de la terapeuta elizabeth recibia elektroshot, el estaba muy pero muy enamorado de la doctora que no podia olvidaarla porque cada vez que le ponian su foto 1 o 20 veces 20 veces recibia elektroshot's ... Bueno aqui va la respuesta. A tu pregunta ... Simon siempre estubo aatrapado en aquella maquina ... Amaba tanto ala doctora que le dijo donde estaba la pintura sin saber que los delincuentes tambien lo estan escuchando porque el quedo atrapado en su propia mente !........ Porque el delincuente " SIMON " despierta en la piscina?.... Esa es la continucion de la pelicula mental para los espectadores ! Simon terminara con la terapia o continuara con ella ... No se maten la cabeza que no somos divinos de lo no real! ;)

    ResponderEliminar
  7. el que despierta en la piscina es frank, cuec.

    ResponderEliminar