viernes, 6 de febrero de 2015

( Cine ) ( Crítica ) Tusk

Ver para creer




Aún días después de verla no sé si Tusk me ha gustado el no; el último trabajo de Kevin Smith, quien dijo que se retiraba del cina tras rodar Red State ( Premio a la mejor película en el Sitges’2011 ), es tan alocado, sorprendente y suicida que no sabes como tomártelo: eso es lo mejor y lo peor a la vez que se puede decir de Tusk.






Basado en un episodio de un podcast del propio Kevin Smith quien escribe junto a su habitual colaborador Scott Mosier la adaptación de una aparente historia real donde vemos como el demente Howard Howe ( un genial Michael Parks, de nuevo ) quiere llevar a cabo su sueño de crear una morsa a partir de seres humanos que recree al Señor Tusk, un anfibio que le salvó la vida en el pasado. Y el ser que padecerá su malvado plan será el podcaster Wallace Bryton  ( Justin Long ), quien acude a Canadá para entrevistar / ridiculizar a un niño que se ha hecho popular en internet  por su torpeza y acabará sufriendo un infierno. Tanto su compañero Teddy Craft ( Haley Joel Osment, el niño de el sexto sentido; ¿ quien se lo ha comido a él ? ) como la novia de Wallace, Ally ( Génesis Rodríguez ) irán en su búsqueda contando con la ayuda del extraño policía Guy Lapointe  .








El último film de Kevin Smith, que rompe totalmente con el resto de su filmografía ( si bien Red State ya era una variación contrastada de sus comedias generacionales ) y donde presenta un film que bebe tanto de los personajes y diálogos de Clerks como del Grand Guiñol alocado y psicotrópico que cita tanto a Tod Browning y su Freaks  como a la serie B más degenerada ( ver como se explota las “deficiencias” del maquillaje del hombre-Morsa , a cargo de Robert Kurkzman, una de las mitades del grupo KNB ) estilo The Human Centipede ( 1 ), en una mezcla atrayente y a la vez repulsiva. Hay momentos de comedia loca y diálogos marca de la casa, junto a momentos pausados donde la actuación del actor es lo que crea el terror inherente a la escena ( la conversación en la mansión entre y Howard, que remite al monólogo del propio Michael Parks en Red State, y parece un variación de la charla de Kevin Spacey en sospechosos habituales de Bryan Synger ) e incluso en su tercer acto, que cuesta mucho aceptar como serio y es tan loco como la propia actitud del personaje del policía canadiense  ( un irreconocible Johnny Depp, quien no sale acreditado con su nombre en los títulos de crédito finales ) quien parece salido de el gran Lebowski ( hay un homenaje/ cita a la genialidad de los hermanos Coen) aunque , por ( escasos ) momentos se consigue crear una sensación de patetismo y tristeza en el destino del protagonista - tiene guasa que un ser que se dedica profesionalmente a burlarse de los demás, acabe sufriendo esa tortura -, si bien finalmente no sabemos si considerar esto como una gran broma, un chiste; el propio Kevin Smith va a dirigir una trilogía sobre fenómenos paranormales, la True North Trilogy, y la segunda entrega será un spin off con el protagonismo de Guy Lapointe ( el no acreditado e irreconocible Johnny Depp )








( 1 ) Citar la “discusión· que se ha generado en twitter, donde Tom Six  , director y creador de la saga The Human Centipede acusa a Kevin Smith de haberse inspirado en sus films y éste le responde que no ha visto su película….

1 comentario:

  1. crear una morsa a partir de seres humanos que recree al Señor Tusk, un anfibio que le salvó la vida

    UN ANFIBIO ???? en serio??? gracias por la magistral clase de biología

    ResponderEliminar