lunes, 18 de febrero de 2013

(Crítica) Blancanieves


El precio de la fama


Con mucho retraso en su revisión, aprovecho el próximo lanzamiento de la última película de Pablo Berger en DVD y Blu-ray ( con una sensacional edición coleccionista en tres discos y material extra como un libro o la B.S.O. por parte de Cameo ) para opinar sobre la gran triunfadora de los 27 premios Goya, con 10 galardones ( siendo la tercera película más premiada de la historia de los premios ). Un salto sin red por parte del director bilbaíno el cual supone una de las películas españolas más originales, atrayentes, sensible y arriesgada de los últimos años.

Tomando como punto de partida el popular cuento de los hermanos Grimm, aunque solo algunos de sus elementos más reconocidos, Berger realiza un mix donde mezcla el cuento popular insertado en algunos clásicos españoles como el mundo de los toros o el flamenco,la España más cañí , y donde de paso nos sumerge en una historia sobre la madurez, la valentía ante las adversidades y el precio de la fama y como corrompe al ser humano, todo ello rodado en 4:3 y en blanco y negro además de muda. Una operación suicida hoy en día pero que acaba siendo un producto homogéneo, emocionante y visualmente impecable.

Y es que el relato es de una gran emoción gracias al trabajo de las dos actrices que dan vida a Blancanieves, Sofía Oria de niña y Macarena García de mayor, al cuales son un soplo de luz ante tanta oscuridad (nunca mejor dicho: como sobresalen sus sonrisas ante el impecable blanco y negro del operador Kiko de la Rica ), y donde las dos actrices noveles se ven apoyadas en el trabajo de los veteranos Daniel Gimenez Cacho como el popular torero que quedará inválido y perderá a su mujer en el parto y Ángela Molina como la abuela de Blancanieves. La relación que se establece entre padre/ abuela y niña es de una ternura exquisita. Pero todo cuento necesita una villana, la cual como nos enseño Walt Disney suele ser lo mejor de la historia y aquí tenemos a Maribel Verdú , la cual es impecable en su papel de madrastra, que bien hace de mala la Verdú. Los actores demuestran expresividad en su trabajo gestual, sin necesitar llegar a los extremos de intensidad de Jean Dujardin en The Artist.


Debido al estreno y éxito gracias la boca-oreja y festivales de la cinta de Michel Hanzanavicius, esta Blancanieves puede pasar por ser una cinta que intenta aprovechar el éxito de aquella, aunque sin ir más lejos: Berger lleva moviendo el proyecto desde hace más de ocho años y a pesar de ser ambas cintas en B/N y mudas, una ( la francesa) homenajea el cine silente hollywodiense y la llegada del sonoro mientras que la otra se apoya en el cine europeo mudo, con parada en el mundo fantástico y surrealista, con especial mención a Murnau, Buñuel,Tod Browning o Eric Von  Stroheim entre otros. Las semejanzas acaban ahí, si bien la cinta española ha sido apartada de la carrera por el Oscar debido al éxito de la película francesa.


Berger, quien demuestra su peculiar universo creado por tramas nada convencionales ( su anterior cinta fue Torremolinos 73 donde a través de la historia de una pareja que se decide a rodar films amateur X, acaba haciendo un discurso sobre el mundo del cine invocando a dioses del mismo como Ingmar Bergman ), muestra una mano segura en un relato lleno de elementos extraños, tan afines a nuestra cultura como cercanos al ridículo y que en manos de su cuidada puesta en escena no resultan chocantes: el mundo de los toros, los enanos ( que son seis y no siete ) como espectáculo burlesco de las masas, el gallo Pepe o el flamenco son introducidos en el cuento de una manera homogénea unificando un todo donde cualquier espectador, a pesar de que no sea seguidor de esas artes tan españolas, no le chirrié.


Con un magnífico acompañamiento sonoro de la omnipresente banda sonora de Alfonso de Villalonga, lo cual aumenta el aura de surrealismo, una atmosfera onírica  y fantastique a la cinta: los planos generales de la plaza de toros, la lúgubre mansión del torero ( cuya presentación recuerda a la mansión de Ciudadano Kane ), las aventuras con la troupe de enanos… Destacar el uso de la saeta compuesta por el propio Berger y Chicuelo No te puedo encontrar, la cual además de una extensión de los sentimientos de la joven Blancanieves choca en su introducción pues estamos en un relato mudo y el poder de la letra unido a la luminosidad de la actuación de las actrices que dan vida a la protagonista crea un aura mágica.


Berger crea un cuento con moraleja, como es la mención a la búsqueda de la fama a pesar de herir a personas de por medio ( las intenciones de la madrastra ) o la caza de talentos: bien similar es el caso de la joven torera y cualquier futbolista puntero de hoy día; algo que hace la historia más actual que nunca con realities y programas del corazón que sacan lo peor de nuestra sociedad, donde nos preocupamos más de con quien se acuesta éste o aquella antes que nuestras situaciones personales o de los más allegados a nosotros. Aún así esta intención casa perfectamente con el cuento ( allí quien era más guapa, aquí quien es más famosa )


Pero la dirección peca en ciertos momentos de cierta sobreexposición ( sobretodo en el momento en que Manuela recupera la memoria ), o apuntes que podrían haber sido introducidos de manera más sutil: la relación sexual con tonos sadomasoquistas entre la madrastra y su amante ( Pere Ponce, uno de los protagonistas de El bosc, obra de Óscar Aibar basada en el cuento de Albert Sánchez Piñol; recuperadla, porque es una de las cintas españolas más sugerentes del 2012 ); el discurso sobre la fama en ciertos momentos es demasiado obvio, la identidad del enano que traiciona a Blancanieves; aunque son pequeñeces en un relato donde asistimos a una simbiosis de talento humano y artístico que nos regala una cinta tan arriesgada como triunfal en sus conclusiones.

2 comentarios: